Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo

23/08/2021

¿Cuántas veces nos hemos encontrado con esta situación?

Construimos un curso online con un contenido teórico de calidad, nos esforzamos en publicitarlo y dar acceso a nuestro público objetivo para que haga el curso, y luego alrededor de la máquina del café solo escuchamos que era aburrido, que cumplieron el trámite para sacar el certificado o la nota que necesitaban y que, después de 2 meses, ya no se acuerdan de nada.

Para buscar una solución a este problema debemos hacernos una pregunta:

¿Qué es lo que más recordamos de todo lo que hemos aprendido en nuestra vida?

No es aquello que hemos repetido muchas veces, ni aquello que hemos tenido que estudiar, sino aquello que está ligado a una experiencia que por ser especial, solo basta que haya pasado una vez para que no se olvide.

Un contexto lúdico o gamificado siempre crea las condiciones para que, consciente e inconscientemente, aquello que hagamos en un entorno de juego se grabe en nuestra memoria. Esto nos lleva al concepto de “Aprender Jugando” que es una evolución del concepto “Aprender haciendo.

Conseguir que la formación sea como un juego, ya sea con el contenido, con la metodología, o con lo que rodea al momento en el que tienen que realizar la formación es fundamental, y una de las formas para conseguirlo es mediante la utilización de los Juegos Serios como metodología formativa.

¿Me das un ejemplo de metodología formativa basada en gamificación?

Un ejemplo práctico dónde se está llevando a cabo una metodología formativa basada en la ludificación, se está desarrollando dentro del Proyecto SUSMile, financiado por la Comisión Europea dentro del programa Erasmus+, con el objetivo de desarrollar un curso online que trabaja conceptos prácticos e innovadores relacionados con la logística sostenible de la última milla, centrado en la utilización de un Juego Serio basado en la simulación estratégica.

La metodología es la siguiente: el proyecto contiene un Juego Serio como herramienta de enganche para los y las estudiantes, y para que puedan avanzar y terminar con éxito la simulación deben tener interiorizados unos conceptos básicos sobre la logística de última milla. Estos conceptos están accesibles desde el propio Juego Serio dentro de la plataforma SUSMile en formato MOOC (Massive Open Online Course).

¿Dónde está el “truco” de los Juegos Serios basados en la simulación?

Se trata de un formato de formación eLearning enfocado al desarrollo de habilidades a través de la práctica de ejercicios en entornos seguros, antes de su aplicación en el entorno de trabajo. Se utiliza habitualmente para implantar nuevos sistemas o procesos, así como para recrear escenarios interactivos en operaciones de venta, protocolos de seguridad, procesos industriales… Resumiendo, su truco radica en que los Juegos Serios basados en la simulación permiten reproducir una situación real para que la persona usuaria pueda interiorizar los contenidos a través de la experiencia.

Cada persona crea una historia sobre un escenario simulado, en base a decisiones consecutivas, que parten siempre de la situación anterior generada por la propia persona. De esta forma, es posible observar el impacto de las decisiones propias a medio y largo plazo, aprendiendo de ello en un escenario que simula la temática o conceptos a trabajar y aprender.

La dinámica de tomar decisiones, observar consecuencias y aprender de los errores, hace que el usuario aprenda sin darse cuenta, y sea más fácil recordar lo que ha practicado. Gracias al estímulo, la curiosidad y la reflexión que las situaciones virtuales otorgan a la persona usuaria, se logra el poder adquirir una experiencia, antes de ponerla en práctica en la vida real.

¿Qué beneficios aporta?

  • Crea entornos simulados que garantizan a los alumnos y alumnas la práctica segura de competencias, eliminando cualquier tipo de riesgo derivado de decisiones equivocadas.
  • Conduce a los y las alumnas a través de una experiencia inmersiva resultando en un cambio actitudinal y aumento de productividad.
  • Las experiencias inmersivas generadas por los simuladores aumentan los índices de retención y asimilación del conocimiento, facilitando la posterior aplicación de las habilidades aprendidas.
  • Debido a que las personas aprendemos mejor a través de la acción, que mediante actividades como la lectura o la observación de un escenario teórico, la formación a través de Simulación, constituye la opción formativa que produce un mayor índice de satisfacción e incremento del engagement.


Comparte esta noticia

Deja un comentario